¡Ya estamos de vuelta!

Ya estamos de vuelta, y traemos muchos recuerdos desde Segovia. Nos recibió en la estación de tren un bonito día soleado, que nos animó a pedalear y a deambular por sus calles. Comenzamos nuestro recorrido justo debajo del acueducto donde estuvimos saludando a la gente y dando a conocer el proyecto.

Luego nos animamos a subir por las empinadas callejas que nos llevaban hasta la Plaza de las Sirenas, ahí coincidimos con una chica que tocaba el violín y que casualmente estudió grabado en Madrid, en la misma escuela que Laura. Al rato de estar mostrando las obras de nuestros artistas nos vimos envueltos en una maravillosa manifestación poética, recitaron frente a nosotros antes de seguir su curso. Desde ahí nos dirigimos a la Plaza Mayor, frente a la catedral, y nos sumergimos en el flujo del turismo segoviano.

También nos hizo muy felices la visita de nuestros amigos: Paz, Beltrán y Fran. Con ellos nos fuimos a comer un estupendo picnic en unos jardines cercanos al cementerio judío, donde jugamos y disfrutamos de su compañía.

Vuelta al trabajo nos fuimos directamente a la plaza del acueducto, donde nos felicitaron varias personas por la idea y nuestra exposición ambulante. Tras varias horas nos fuimos camino de nuevo a la estación de tren, para volver a Chamartín y tomar un merecido descanso.

En la galería podéis ver nuestras peripecias castellanas.